defecar

4 abril 2009

ESTIMULACIÓN MANUAL DEL REFLEJO DE DEFECACIÓN.

Archivado en: Uncategorized — defecar @ 8:46 am

1. Funcionamiento normal del proceso de la defecación.

La progresión del contenido a lo largo del intestino está gobernada por el sistema nervioso involuntario, y no percibimos ni su presencia ni su avance.

Sólo cuando las heces llegan al tramo final del intestino grueso, al tramo final del recto, el colon, percibimos su presencia.

Las paredes del colon son sensibles a la presión que origina la presencia de las heces, e informan de ello al “centro de la defecación” (que está ubicado en la médula espinal, en la médula sacra) y al cerebro.

El cerebro hace que percibamos esto como “deseo de defecar”, y podemos aceptarlo o rechazarlo, posponerlo. Si lo posponemos, apretando el esfínter anal, el “centro de la defecación” termina por dejar de mandar avisos, se detienen las contracciones del colon, y es posible que durante un tiempo podemos de dejar de sentir el deseo de defecar.

Si admitimos el deseo de defecar, si le “damos permiso”, liberamos el esfínter anal, y el “centro de la defecación” desencadena una serie de procesos involuntarios:  contracción de la parte final del colon, relajación de los esfínteres anales y contracción del diafragma y de los músculos abdominales.

Podemos colaborar con el proceso con contracciones voluntarias del vientre y del diafragma.

Pero como muy bien saben las personas estreñidas, defecar no es un proceso sujeto a la mera voluntad.

2. Funcionamiento anormal.

Muchas personas sufren un funcionamiento anormal y defecar supone un problema serio, desde personas con lesión medular a afectados por estreñimiento crónico idiopático, secundario, estreñimiento ocasional, etc.

Cuando ocurre un episodio de estreñimiento y los esfuerzos voluntarios por defecar son inútiles, se entra en un círculo vicioso, pues el colon absorbe más y más humedad de las heces, y éstas se van endureciendo, dificultando su expulsión.

Existen protocolos establecidos para estos problemas, y deben seguirse correctamente:

  • Evitar el exceso de carne y productos muy refinados.
  • Comer legumbres, hortalizas y frutas.
  • Beber mucho.
  • Hacer diariamente algo ejercicio físico.
  • Defecar siempre que se sienta la más mínima necesidad de ello. No posponerlo.
  • Etc.

3. Nuestra interpretación de una parte del problema.

En nuestra opinión, y según nuestra experiencia, uno de los problemas que se presentan en el estreñimiento es que, a pesar de la presencia de heces en el colon, no se produce la excitación del “centro de la defecación” en la médula sacra, y, por tanto, no llegan a desencadenarse los procesos automáticos e involuntarios que llevan al acto de defecar (contracción de la parte final del colon, relajación de los esfínteres anales, etc.).

Y,  sin la presencia del proceso involuntario, los esfuerzos voluntarios por defecar resultan estériles.

Cabe preguntarse porqué, existiendo heces en el colon, no llega a excitarse el “centro de la defecación” en la médula sacra.

Nuestra interpretación es que  la pared del colon no es presionada suficientemente, o de la manera adecuada.

Creemos que, por una parte, tanto más las heces se resecan y se endurecen tras permanecer tiempo en el colon, tanto menos son capaces de provocar una presión sobre las paredes del colon, ya que los contenidos líquidos o pastosos comunican en todas las direcciones la presión que reciben; los contenidos sólidos no pueden hacerlo.

Por otra parte, puede ser que las paredes del colon estén distendidas, y la presencia de las heces no provoque una presión suficiente.

No pretendemos que esto sea todo el problema, pero creemos que es parte del problema.

4. Estimulación manual del reflejo de defecación.

Presentamos aquí un recurso no conocido que puede dar buenos resultados: la estimulación manual del reflejo de defecación.

Veamos en qué consiste.

Se ha explicado arriba cómo la presencia de las heces en el recto estimula el “centro de la defecación”, lo que desencadena una serie de procesos automáticos.

Cuando esto no llega a ocurrir, una cierta estimulación manual del reflejo de defecación se puede conseguir presionando desde el exterior, con los dedos, sobre el tramo final del recto, simulando y reforzando el efecto de repleción que realizan las heces en el interior.

5. ¿Cómo se realiza?

Estamos en el baño, deseando defecar, notamos que las heces están cerca del ano, pero los esfuerzos conscientes (apretando el vientre) no surgen efecto.

Este es el momento de realizar la estimulación manual del reflejo de defecación.

Se realiza presionando con uno o varios dedos muy cerca del ano, en la línea que va desde el ano hasta el cóccix o rabadilla (el extremo inferior de la columna vertebral), a la vez que empujamos apretando el vientre. Al presionar con los dedos desde fuera se producirá un ligero aplastamiento de la pared del colon entre las heces y la presión exterior, excitándose con ello el “centro de la defecación”, y desencadenándose el proceso involuntario.

La maniobra tiene efecto tanto con heces duras como con heces no duras.

Esta operación la puede realizar uno mismo, pero requiere un cierto grado de tanteo y aprendizaje. En caso de una persona impedida, puede ser realizada por su cuidador,

Esto no debe emplearse únicamente como maniobra de emergencia, sino que desde el momento en que se note una cierta sensación de repleción en el colon, un cierto deseo de defecar, se recomienda emplear está técnica, evacuando siempre que se pueda de manera que no haya retención y endurecimiento de las heces.

6. ¿No se conocía este recurso?

No. Hasta el día de hoy no existía ninguna referencia a esta maniobra.

Este recurso proviene de nuestra propia experimentación, y lo ponemos a disposición de quien tenga este problema y esto le pueda servir de ayuda.

—————————————————————————————

manomano2

————————————————————————————

Cualquier comentario o comunicación sobre este tema, diríjalo a:

defemail

————————————————————————————-

Creative Commons License
ESTIMULACIÓN MANUAL DEL REFLEJO DE DEFECACIÓN. by Gamia Eiamq is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.5 Colombia License.

El tema WordPress Classic Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.